Roscón de Reyes vegano

por elolordeloslibros

ultima-cena

El roscón de Reyes es el dulce típico en España, para celebrar el día de la Epifanía. Los Reyes Magos visitan a los niños trayéndoles regalos y en cada casa se come este dulce consistente sobre todo en un bollo con fruta escarchada y una figurita de regalo en su interior. De un tiempo a esta parte se ha ido extendiendo la moda del veganismo llegando a inundarlo todo, incluyendo ya recetas veganas para este postre, esto es, roscones elaborados sin huevo o sin leche.

El veganismo es la práctica de abstenerse del consumo de productos de especies animales. Dicha práctica se realiza por una cuestión ética, sobre todo, por respeto al resto de los animales. El fundador del concepto Donald Watson comparaba la explotación animal con la esclavitud humana. Esto choca frontalmente con la doctrina cristiana. Desde le Génesis (9:2-3) sabemos que Dios nos permitió alimentarnos con animales, pero es que sabemos que Jesucristo comía pescado (Lucas 24:42-43) que daba de comer a las multitudes pescado (Mateo 14:17-21) y que comía carne, cordero por Pascua. De manera que no pudiendo haber mejora ética en nuestra vida sobre la de Jesucristo, no alimentarse de nada animal no supera en absoluto a una alimentación inespecífica y no deja de ser un pecado de soberbia.

Para aquellos que disfrutamos del consumo de la carne la editorial Arcopress nos ha regalado un libro llamado “el carnívoro feliz” cuyas mayores virtudes son tres: habla con propiedad de la carne, de sus ventajas y sus inconvenientes en lo relativo a la salud, habla con claridad de los tipos de piezas de cada tipo de carne, porcino, vacuno, ovino, aviar y lo hace todo en un estilo ágil y en un libro nada voluminoso. Un libro en el que hablan muchos expertos con nombre y apellidos, garantía de que lo que se dice no son las frivolidades que se les ocurran a los autores. Se detallan las IGP españolas (las que cuidan la calidad del producto) y se explica cómo comprar y conservar bien la carne. Consejos tan útiles como necesarios.

Así pues, bendigamos siempre la mesa y comamos con tranquilidad un buen plato de carne, si lo hacemos desde el conocimiento.

RUIPÉREZ, D. y CARDOSO, C.

“El carnívoro feliz”

Arcopress, 2016

Anuncios