Musulmanes en España

por elolordeloslibros

csasqatxeaexktg

Europa está viendo con cierta impotencia la llegada de miles de inmigrantes, muchos de ellos refugiados que huyen de guerras o regímenes opresores. Se esperaban unos 300mil para todo el año 2016 y hasta finales de agosto ya habrían llegado 290mil. Frenamos y secamos la vía balcánica y nos entran por el canal de Sicilia. En un solo lunes de septiembre se rescataron 6500 en diversas embarcaciones. Y esto no terminará en breve nos informa Ignacio Cembrero en la presentación de su libro “La España de Alá” en Bilbao el pasado viernes. Sólo en Libia se estiman 900mil personas esperando dar el salto a Europa. Y terminarán por saltar. ¿Puede empeorar? Todo es susceptible de empeorar, el régimen argelino depende tanto del mercado del petróleo y sobre todo del gas, que los actuales precios, muy bajos, están haciendo mucho daño a un régimen cogido con alfileres, que si salta por los aires provocará la huida en masa de miles de jóvenes que se encuentran a menos de 400km de las costas murcianas; un viaje muy breve en barca.

Afortunadamente para España el paso del estrecho está blindado, mientras quiera Marruecos, eso sí. De los 30mil inmigrantes llegados en 2006 hemos pasado a unos escasos 7mil en 2015. Lo que debemos hacer es preocuparnos más de la integración de los musulmanes ya presentes, porque existe una coexistencia pacífica pero no una integración. Señala Cembrero que en la España peninsular existen auténticos guetos  especialmente en Cataluña, donde el número de musulmanes es el mayor en porcentaje y en números absolutos. Más de medio millón de musulmanes hay en aquella comunidad casi el doble que en Madrid. En algunas poblaciones y barrios el número es muy significativo.

Los musulmanes en España suponen el 4% de la población, pero esto va en aumento. Más de 700mil tienen la nacionalidad española (sobre un total que rondará el millón ochocientos mil). Muchos de ellos son niños y jóvenes en edad escolar. Y aunque tienen por ley derecho a recibir educación religiosa en el centro escolar, apenas existe un puñado de profesores de dicha materia. Es algo de lo que apenas se habla pero tan sólo el País Vasco, y en 2015, solicitó y ha recibido la transferencia en educación islámica. Nadie parece querer esa “patata caliente”. Dichos profesores son los únicos que dependen directamente del ministerio de educación y no del departamento autonómico de turno. Y para Ignacio Cembrero, resulta un punto fundamental, aprovechar esa asignatura para que los jóvenes con inquietudes aprendan lo que es su religión en una clase reglada, con profesor autorizados que enseñen la mejor versión del Islam y que no lo hagan sólo en mezquitas (con responsables extranjeros que apenas manejan el español) o por internet, donde es casi más fácil encontrar la peor de las versiones de dicha religión. Resulta chocante en plena guerra abierta contra la enseñanza de la religión católica (ampliamente mayoritaria en España) que se proponga como solución a problemas de convivencia que sí se fomente el estudio de la religión islámica en los colegios españoles.

Y ¿cuál es el mayor peligro? Dicho de otro modo ¿qué convendría hacer para desactivar los posible peligros derivados de una visión fundamentalista del Islam? Principalmente liberarse de la tutela de los países del Golfo, especialísimamente del régimen saudí, exportador de una de las versiones más duras e intransigentes del islam y de la tutela de Marruecos. Y dicha tutela viene fundamentalmente por medio de la financiación opaca de las mezquitas y los imanes. No basta con prohibir la financiación, algo que se ha hecho ya en Austria, se debe impedir la financiación por cualquier medio, pues lo están consiguiendo hacer incluso con maletines llenos de dinero.

CEMBRERO, I.

“La España de Alá: Cinco siglos después de la Reconquista los musulmanes han vuelto. Son dos millones y siguen creciendo”

La esfera de los libros, 2016

Anuncios