el olor de los libros

Timeo hominem unius libri / Temo al hombre de un sólo libro (Sto. Tomás de Aquino)

Mes: julio, 2016

Comisario argelino

policia-argelina

Un viejo conocido nuestro, el comisario Llob, al que dábamos por desaparecido, ha regresado con una investigación anterior a su “triología de Argel”, lectura imprescindible para los amantes del género. Editada en 2015 por la ignota “esdrújula ediciones”, granadina como lo fuera Zoela ediciones (quien diera a conocer a Khadra) es una novela interesante, como supongo que lo será otra inédita (La Foire des Enfoirés 1993) que confiemos algún día nos edite alguien.

Llob se encuentra deprimido en una Argelia que sestea perezosa, que no encara sus problemas, cuando un loco asesino decide confiarse a él, y explicarle a su manera los motivos de sus actos sádicos. Llob, que se lleva a matar con su jefe, un incompetente trepa, será apartado de una investigación a la que deberá regresar pronto.

Los asesinos en serie, ¿son un producto occidental? ¿Se dan en otras culturas? ¿Es este asesino uno de ellos, o tiene una lista confeccionada de víctimas y cuando la termine todo se habrá acabado? Estas preguntas me las hago yo, ni Llob ni Khadra se lo hacen, pero bien puede esta novela servir para que le demos una vuelta al tema. La relación entre la prensa, el público y los asesinos. De qué manera perversa están relacionados.

Este trabajo resultó un buen entrenamiento para la maravillosa triología que años más tarde nos brindara el autor. Como tal no debemos esperar en él las cualidades que sí aparecerán en grado sumo, pero al menos vemos atisbos brillantes que nos satisfacerán. Es una pena que la editorial no ofrezca en el libro la ficha técnica. Quedamos sin conocer el nombre del traductor. Desconozco si es cosa suya o si en el original había tantos adjetivos y groserías al inicio de la novela, que en ese aspecto la he encontrado un tanto barroca.

Perfecta lectura para este verano, por desgracia tan funesto informativamente.

KHADRA, YASMINA

“El loco del bisturí”

Esdrújula ediciones, 2015

Dos ilustrados clásicos

Se suele reservar el calificativo de clásicas a las producciones culturales que alcanzan el rango de lo sublime; ya en la Antigüedad se utilizaba en el sentido de “modélico”. Para poder considerar a algo clásico, desde el punto de vista literario, hay que tener cuidado y sobre todo dejar que pase el tiempo, que suele poner las obras en su lugar. Hablar de clásicos estando el autor vivo es absurdo, aunque nunca falten periodistas vulgares pregonándolo sobre las obras de famosos escritores que bien pudieran leerlos. Leer el resto de esta entrada »

Un libro inesperado

Tolkien

Soy, ante todo, un lector de gustos diversos que en muy raras ocasiones se deja aconsejar. Me conozco muy bien y aunque no siempre se lo que me atraerá de un libro, no suelo fallar con los que me atrevo a leer. Tengo tantos libros acumulándose en mis baldas que desde joven daba listas de libros a regalarme para que nadie tuviese que adivinar mi gusto. Cuando Juanjo me recomendó en privado y luego lo extendió urbi et orbe en su post, el libro de Diego Blanco “un camino inesperado”, estuve decidido a probarlo por dos razones. La primera de amistad. Quien conozca un poco a Juanjo y no le quiera como amigo tiene una problema. Si encima no escucha sus sabias palabras es que tiene una tara. La segunda razón es mi personal querencia por Tolkien (y los conversos ingleses al catolicismo). Sobre este autor he escrito varias cosas. Los curiosos pueden leerlo aquí, aquí y aquí.

Pues bien, antes de leer el libro tuve la oportunidad de asistir a una charla que dio en Bilbao el autor dentro de un Congreso de la ACdP. El vídeo está disponible y es muy recomendable (especialmente del minuto 13 al 22 aprox.) Resultó un maravilloso descubrimiento. Cosas que yo intuía y otras que descansaban en mi subconsciente se hicieron evidentes. A la salida pude cruzar algunas palabras con el autor, de simpatía desbordante.

Con el libro ya a medio terminar, me enteré de que habría otra presentación en Bilbao del libro con el autor. Ahí que me fui y volví a disfrutar de la presentación que debido a una importante presencia de niños fue adaptada a estos. Lo cual resultó una genialidad. Pude preguntar y hubo intercambio de pareceres, pero ahí llegamos a un punto peliagudo. La “aplicabilidad”. Este concepto viene a decir que el autor escribe la historia teniendo claro qué y quién representan sus personajes de ficción, pero se guarda de decirlo, en general. Existe una relación pero para nosotros puede no ser evidente. Al no ser una alegoría, A no es B necesariamente, de manera que casi cualquier interpretación puede darse por buena (no pudiendo olvidar las premisas de que Tolkien era católico y que su obra era una enorme catequesis disfrazada). Así, Gandalf puede ser interpretado como la figura de un sacerdote, de un obispo, del mismo Papa, pero también como la de un ángel o de un profeta. Esta libertad en la interpretación producirá cierto sarpullido a cualquier católico que mira con recelo todo lo que suene a la libre interpretación de las Sagradas Escrituras protestante. Pero ese margen que proporciona la aplicabilidad, como la conciencia, puede estar bien formada, y ser mucho más acertada y cercana a la oculta traslación que Tolkien hizo. Sirve muy bien este libro a dicho propósito.

BLANCO, Diego

“Un camino inesperado: desvelando la parábola de El Señor de los Anillos”

Encuentro,  2016