el olor de los libros

Timeo hominem unius libri / Temo al hombre de un sólo libro (Sto. Tomás de Aquino)

Mes: junio, 2015

Chesterton en colores

Chesterton

Siempre es un placer leer a Chesterton. Un hombre muy inteligente, que sabía reírse de lo importante (de sí mismo, lo primero), que analizaba con perspicacia y que aportó ideas para solucionar los problemas que encontraba. Es uno de los padres del distributismo, interesante idea con la que no comulgo, y que le ha granjeado un creciente número de fans en el catolicismo español. Pero por encima de todo es un narrador extraordinario. “Innecesario hablar de la magia y del brillo de Chesterton. Yo quiero ponderar otras virtudes del famoso escritor: su admirable modestia y su cortesía” así se refería Borges en una reseña de la obra “autobiografía” de Chesterton.

Dicho esto, la editorial Nórdica nos acerca un arriesgado trabajo. Trasladar “el hombre que fue Jueves”, una de sus más interesantes novelas al cómic. Hay que ser muy osado para tal empeño, pues hay que adaptar el texto, en un cómic dispones de imágenes que ayudan mucho, pero el texto se minimiza, y plasmar el texto en imágenes. Y ambas cosas son muy complicadas, especialmente el resumen textual.

La autora Marta Gómez-Pintado demuestra ser una buena dibujante (muy interesante retrato de Chesterton y una fenomenal portada) pero el entintado de la obra me ha gustado menos. La adaptación textual es correcta, no pondrán pegas excepto grandes conocedores de la obra original. Es cierto que no puede trasladar el estilo socarrón del inglés, pero es una historia con tanta fuerza que no pierde con el traslado.

Es una buena manera de que se acerquen a Chesterton aquellos que no lo conozcan y aquellos, que como yo, gustan de atesorar lo que sobre él se publica.

CHESTERTON/GÓMEZ-PINTADO

“El hombre que fue Jueves”

Nordica, 2015

Anuncios

Hotel King David

KingDavid

El atentado al Hotel Rey David, sede de la Comandancia Militar del Mandato Británico de Palestina, ocurrió el 22 de julio de 1946 en Jerusalén y fue perpetrado por el grupo terrorista judío Irgún causando 92 muertos, fue el mayor atentado, pero sólo uno más de los varios que supusieron a la postre el abandono de los británicos del Mandato Palestino.

Con este atentado como punto final, el autor (el español Ángel Ceña) ha escrito una interesantísima novela, donde se muestra cómo era la sociedad judía y británica en aquel tiempo y lugar. Como siempre ocurre al tratar este tema habrá quien lo encuentre muy sesgado, unos proisraelí, otros antisemita. Yo lo encuentro bastante acercado a lo que ocurrió en realidad.

El mandato británico fue un avispero del que debió salir la corona mucho antes y bastante mejor. Fue una derrota sin paliativos causada por unos árabes que los soportaban a la vez que los despreciaban y de unos judíos que tras el Holocausto habían decidido crear un Estado en Palestina como fuera y contra quien fuera y estuvieron dispuestos a TODO para ello. Los problemas crecientes en Egipto y en la India convencieron a los británicos que la pérdida constante de hombres sin rédito alguno no tenía sentido y optaron por abandonar aquello a su suerte. El resultado les sorprendió.

No es esta una novela de excesiva acción, hay bastante más de vida social y de funcionamiento interno de la inteligencia británica durante el Mandato. Pero no deja de sostener la tensión el autor durante la novela y el brío narrativo que muéstranos anuncia el nacimiento de una probable carrera literaria a seguir.

CEÑA, Ángel

“el león blanco”

Funambulista, 2015