México lindo

Image

Nunca es tarde, si la dicha llega. Es un cierto refrán español. Pero manda narices que uno tenga que enterarse de la existencia de una obra maestra escrita en su propio idioma con casi cincuenta años de retraso. Una novela de la que no tenía ni una leve referencia. NADA.

En 1969, en México, se publicó una novela negra “el complot mongol” de la que se dice que inauguró el género por allí. Pues resultó una inauguración de las que bien pudiera haber una por país. Es una novela redonda. Interesante el argumento, escrita de manera brillante, con pocas concesiones y mucha verdad y de una frescura que bien podrá leerse con el mismo interés dentro de 100 años.

Un policía mejicano, viejo luchador durante las revoluciones hace trabajos sucios, asesinatos, siguiendo las órdenes de sus superiores. En esta ocasión, su labor deberá ser más bien de investigación. Se pretende que investigue más y mate menos. Pero él es bueno en matar y no sabrá investigar sin hacerlo. O quizá no le den otra opción. El caso es que en la curiosa compañía del FBI y la KGB deberá desmontar un complot para asesinar al presidente de los Estados Unidos de visita en México. O eso parece, al menos. Chinos misteriosos, sexo sin consumación, violencias, ¿qué más piden los señores?

BERNAL, Rafael

“El complot mongol”

Libros del asteroide, 2013

 

Anuncios