el olor de los libros

Timeo hominem unius libri / Temo al hombre de un sólo libro (Sto. Tomás de Aquino)

Mes: octubre, 2013

Medio hombre decían…

Image

Les pongo en situación. Una portada que parece pensada para repeler a los posibles compradores. Una editorial pequeña. La foto del autor en la solapa, manifiestamente mejorable. Y es un libro “premiado” en un concurso organizado por la editorial, con lo que fomenta la sospecha. Total, un libro del que si no fuera por la temática (Blas de Lezo), saldría huyendo siempre.

Pues señores, hay que correr. Y mucho. Hay que comprarlo antes de que el frenesí de las mudanzas libreras termine con los ejemplares en casa del editor. Muchos intentan con escaso éxito escribir a la maniera de los hispanohablantes de siglos pasados. José Vicente Pascual lo intenta con acierto, pues el estilo está logrado pero no imita. Es una novela escrita en el siglo XXI y su estructura es contemporánea. Por ello se lee con fluidez, pero las frases se estructuran como antaño.

No sé qué cuentas andará echando ni en qué espumas y arenas habrá varado su nave, pero es muy triste y muy desesperante, caballeros, que mientras el peligro de la peste tiende sombras sobre nuestra población, ni el virrey de señales de vida ni el gobernador haga algo útil por librarnos de él. Me refiero al peligro, no al virrey, como sus mercedes habrán bien entendido

En esta novela se nos cuenta la historia de la defensa de Cartagena de Indias por parte del almirante Blas de Lezo, una hazaña tal que debiera estudiarse en los colegios españoles, y del maltrato al que fue sometido por la envidia y la mala fe del virrey Eslava. Nos lo cuenta todo un mandadero del almirante, que entra a su servicio terminada la contienda, pero en la que ha luchado.

En definitiva, una historia contada con brío, una historia memorable mejor que las que cuentan los ingleses y un señor escritor, ante el que me quito el sombrero. Un libro delicioso.

PASCUAL, José Vicente

“Almirante en Tierra Firme: La aventura de Blas de Lezo, el español que derrotó a Inglaterra”

Áltera, 2013

Anuncios

100 años de Capa

PAR10035

Hoy Robert Capa, cumpliría 100 años. Para su postrera fama tuvo la suerte de morir joven, a los 40. Quien más, quien menos, conocemos alguna foto suya. La del miliciano en la guerra civil, que huele a montaje (pero no pierde por ello fuerza) desembarco de Normandía (fotos muy borrosas, aunque tiene su explicación) o la de la colaboracionista de pelo rapado con bebé en brazos bajo la mofa de una multitud son fotos muy conocidas de un grandísimo fotógrafo.

Quie quiera saber de él, pero no tenga interés en leerse una biografía de Capa, puede probar a leer un libro pelín largo pero muy entretenido que acaba de editar LA FÁBRICA, !Consigue la foto! Una historia personal del fotoperiodismo donde el editor gráfico John G. Morris testigo privilegiado de los acontecimientos clave del siglo XX (trabajando sobre todo en la revista LIFE, aunque también de The Washington Post, The New York Times y National Geographic) nos cuenta cómo se consiguieron algunas de las mejores y más famosas fotos de todos los tiempos.

Leyendo el libro sabrá cómo se perdieron los cuatro rollos de 35 milímetros que Capa tomó durante el Desembarco de Normandía, y porqué tienen tan poca calidad las que se han conservado. O historias sobre Ernest Hemingway, la foto del policía vietnamita que ejecuta a un delator…

Robert Capa © International Center of Photography

Terrible bon vivant

boris_vian

Boris Vian, ha sido acusado de ser polímata, debido a sus competencias en ingeniería, música (jazz), dramaturgia, novelística, traducción o poesía. Es una acusación fundada. Gran entendedor de jazz, fue un formidable trompetista del género en Francia. Llegó a alternar con Miles Davis (sobre todo) Duke Ellington o Bird.

El caso es que este prototipo de bon vivant tiró más hacia el mal vivant debido a primero una grave crisis económica que obligó a su padre a ponerse a trabajar a los treintaytantos (quelle horreur!) y alquilar su chalet a los padres de Yehudi Menuhin por lo que ellos debieron vivir en la casa del guarda. El segundo problema que impidió a Boris ser un completo bon vivant resultaron unas dobles fiebres, reumática primero y tifoidea después. Dichas fiebres malbarataron su corazón del que sufrió hasta su muerte a los 39 años. No le impidió veranear en Saint Tropez, cuando nadie lo hacía, ser amigo de Sartre o Aron y editar con Gallimard o frecuentar todos los garitos très chic.

La editorial impedimenta nos presenta un cómic biográfico de mucha enjundia, donde se relatan los principales acontecimientos de la vida de Boris, con un estilo cinematográfico lleno de elipsis y flashback. El dibujante Christian Cailleaux, tiene cierto talento y es muy apreciado en Francia, aunque yo le encuentro una pega a cada acierto suyo. Pese a ello la parte visual no desmerece una historia sólida y bien contada, por Hervé Bourhis, premiado guionista y también dibujante. El cómic está repleto de referencias culturales que hacen muy apropiada la publicación de este trabajo en Impedimenta y no en otras editoras volvadas en públicos con menor conocimiento.

CAILLEAUX/BOURHIS

“Piscina Molitor: La vida swing de Boris Vian”

impedimenta, 2013

Image

Ratas de túnel

tunnelrat

En la guerra de Vietnam, los ratas de túnel constituyeron un cuerpo de especialistas que recorrían los túneles construidos por el Vietcong para explorarlos, obtener información de inteligencia, acabar con el enemigo y proceder a su destrucción. Harry Bosch fue uno de ellos.

La primera vez que supe de la existencia de estos especialistas fue en la novela de Forsyth “el vengador”. Allí se detalla bastante bien cómo procedían. Una labor terrible, y eso que la guerra ya lo es de por sí. El miedo atenaza, el terror se huele y la claustrofobia es la tónica general. Aún así se libraban batallas bajo tierra, de rodillas. Terrible.

Pues bien, un antiguo compñaro de Bosch de aquella época aparece muerto en ¡una tubería! y Harry sabe que algo no va bien. Por ello decide hacer averiguaciones, y como lo exige el género, lo hará por su cuenta y riesgo e incluso contra el criterio de los jefes. A esto sumémosle un misterioso robo de banco imposible que bien pudiera repetirse y al FBI de por medio y tenemos un berenjenal del que ni Bosch podrá salir indemne.

Tenía aparcado esta entrega de las aventuras de Harry, y la he disfrutado. Sin ser la mejor, no está nada mal.

CONNELLY, Michael

“El eco negro”

rocabolsillo, 2010