el olor de los libros

Timeo hominem unius libri / Temo al hombre de un sólo libro (Sto. Tomás de Aquino)

Mes: junio, 2013

Muertes en Venecia

El título llama a Thomas Mann como recurso, nada tiene que ver el libro que reseño con aquella obra maestra. Ni siquiera el escenario, pues la Venecia que nos trae el autor recuerda más a la de Donna Leon (y su comisario Brunetti) al tratarse de la propia Vencia y no el Lido.

La editorial LibrosLibres está publicando novelas pensando sobre todo en el lector católico. Novelas donde la Iglesia es la “buena” (parece mentira que pueda escribirse sobre el axioma conrario) y se ve sacudida por diferentes ataques. Aquí hemos reseñado varios libros, divisibles en dos grupos; por una parte los que muestran interioridades de la Iglesia y los ataques que sufre como institución, “El padre Elías: un Apocalipsis” sería el paradigma, y por otro lado novelas como “La última revelación” donde lo eclesial es la excusa. Ioannes pertenecería a este segundo grupo. La novela comienza con el asesinato del Papa y el Vaticano está al cargo de la investigación, pero hasta ahí llega lo eclesial. Estamos hablando de novelas cuya función es meramente entretener al lector. No existe una tesis detrás que el autor pretenda hacernos llegar. Quizá pueda por ello considerarse literatura con mayor rigor a estas novelas. Lo importante es que el lector sepa lo que va a leer y no haya sorpresas.

Scuola

En el libro hay mucho trabajo. Se ha trabajado mucho y bien la historia de Venecia (porbablemente la parte más interesante y mejor escrita sean los pasajes que hacen referencia a siglos anteriores) desconozco si el autor ha visitado la ciudad, así como Estambul, pero recrea el ambiente más que dignamente y el libro, aunque plagado de trampas (defecto extendido en el género) dispone de mucho nervio y el autor muestra mucho brío.

Confiemos en que el autor, animado por el éxito de esta novela, prepare otra y el editor sepa sacar lo mejor de ella.

del RÍO, Alfonso

“Ioannes”

LibrosLibres, 2013

Anuncios

De actualidad tras 35 años

sciascia

Se sabe que Stendhal profetizó que sus lectores auténticos llegarían alrededor de 1880 y 1935. Una profecía muy exacta, cuyo cumplimiento y alcance no vamos a explicar en este lugar“. Así se expresa Leonardo Sciascia a finales de los 70 en su libro “negro sobre negro”, una joya que ha dormido en mis baldas desde el año 2008. Lo desperté el mes pasado, y en inmejorable hora. Los sucesos que están ocurriendo en el mundo, y en España en particular muestran que lo que Sciascia decía de Sthendal y su obra es perfectamente aplicable a este libro suyo.

Nos cuenta el autor una poco conocida anécdota sobre el marqués de Villena, emparentado con dos virreyes de la zona (Sicilia y Napoles) que comete un crimen pasional y marcha a la mar contra los berberíscos. Cuando se conoce el caso, hablamos de 1613, en secreto se da la orden de que al arribar a puerto sea preso y enjuiciado. Con sus cómplices es condenado a muerte (el crimen cometido resultó ser el asesinato de un paje). Su condición de noble, le permitió a diferencia de los complices morir decapitado y no ahorcado. Una vez muerto nos dice Sciascia “sólo una vez ejecutada la sentencia, y sólo entonces, don Alonso Girón volvió a ser, en la ceremonia fúnebre, el que había sido: el sobrino de dos virreyes, un noble español, un oficial de la Armada”. Cualquier parecido que encuentren en esta forma de justicia y el escandaloso caso del yerno real, será mera coincidencia, me temo.

Del autor ya he hablado otras veces. Aquí, aquí o aquí. Siento por él devoción. Permítanme insistir en que lean sus libros. Con que lean todos me conformo.

SCIASCIA, Leonardo

“Negro sobre negro”

Globalrhytm, 2008