Los Angeles, disturbios de 1992

por elolordeloslibros

disturbios

Michael Connelly es de sobra conocido y más aún entre mis lectores. He hablado de sus libros en numerosas ocasiones. Es un grandísimo escritor de género, sin que ello menoscabe su calidad. Sus libros son un placer, imposible no disfrutarlos. Nunca es sórdido, y los crímenes que describe no son “peccata minuta”.

La novela en esta ocasión es la resolución de un caso viejo, que Bosch no pudo investigar en su día debido a los famosos incidentes de Los Angeles en 1992, pero que ahora desea retomar y que es posible que pueda lograr (si le dejan). Es una novela que me llama la atención por lo racista que muestra que sigue siendo EEUU. No se si ellos son conscientes de que lo son hasta el extremo. En su intención loable de dignificar la cultura de los negros la llenan de estereotipos y se quejan de que la gente subraye dichos estereotipos. Así por ejemplo el jazz recorre la novela (como algunas anteriores) pero centrándose en un saxofonista (por el que siento devoción) Art Pepper, que es blanco y encima muy del west coast jazz, movimiento de jazz de “blanquitos”.  Algo muy apropiado para un poli blanco cercano a la retirada.

La novela contiene varios recursos que parecen extraidos de las series de éxito de la televisión. El autor nos va dosificando la relación Bosch y de su hija. No profundiza más en la relación sentimental entablada con Hannah. Ya iremos viendo más a medida que las novelas sigan siendo escritas. Lo mismo ocurre con la subtrama, Bosch investigado por asuntos internos. En esto se profundiza algo más, pero deja muchos flecos sueltos. Esperaremos a la siguiente entrega. Y aprecen personajes de novelas anteriores, como Rachel, del FBI. Una pena que su aparición sea tan fugaz, su carnalidad tan frugal. Vendrán otras entregas.

En definitiva, el que resultara VI premio RBA de novela (una manera de “robar” un autor a otra editorial como otra cualquiera) es un libro en la línea de lo ya conocido, pero no por ello menos gratificante. Pero de esto ya nos advirtió Humberto Eco en su ensayo “la agnición: apuntes para una tipología del reconocimiento”.

CONNELLY, M.

“La caja negra”

RBA, 2012

Anuncios