el olor de los libros

Timeo hominem unius libri / Temo al hombre de un sólo libro (Sto. Tomás de Aquino)

Mes: enero, 2013

Conan el cimerio, no el bárbaro

Conan

Comienzo yéndome por las ramas, lo cual no es novedad. Tendría yo 15 años cuando me sorprendió que un profesor mío al que admiraba se leyese siempre las introducciones de los libros. Yo por aquella época era un acostumbrado lector, pero jamás perdía el tiempo en las introducciones. ¿A quién le importa lo que diga X pudiendo leer al autor, que es por quien he comprado el libro? Así pensaba yo. Para mi sorpresa el profesor me aclaraba que disfrutaba en ocasiones tanto leyendo la introducción como el libro en sí. De locos. Tampoco podré olvidar que se entretenía especialmente con los libros de la editorial cátedra, libros negros que siempre tenían unas aburridísimas introducciones largas. Cosas de la vida ahora me pasa a mi lo mismo. Disfruto con las introducciones (género complicado pues hay que hablar sin aburrir a gente ansiosa por sumergirse en el texto comentado) y con la de este volumen especialmente, pese a las varias discrepancias que me surjan.

Resulta chocante que la primera vez que lea a Conan (habiendo devorado sus cómics de chaval) sea de la mano de ediciones Cátedra, probablemente la más seria de  las editoriales hispanas. Lo han editado en una colección nueva denominada “letras populares” donde se podrá encontrar así mismo a Lem, Chandler o Lovecraft. Leído el libro de Conan habrá que reconocer que su decisión ha sido acertada. El Conan real de Howard es un desconocido debido a dos cosas; primero por una la mala jugada de un “señor” que destrozó el legado del autor cortando partes de los cuentos a su antojo, reescribiendo otras partes y añadiendo de su imaginación cuanto quiso. Las traducciones españolas se han basado siempre en dichos originales manipulados. Por fin disponemos de los originales tal como R. E. Howard los concibió. Segundo porque las películas y los cómics nos han presentado versiones distorsionadas del Conan que su creador imaginó. Conan es una salvaje,cierto; un asesino, también, y un guerrero sin igual, fuerte y musculado, pero no es un bárbaro tonto y desalmado, violador y borracho, desaprensivo y sin honor. Y cualquiera que lea el libro lo descubrirá con sumo placer.

El libro dispone de 5 historias de longitudes disímiles. Son historias que me descubren a un buen autor. Pero en concreto hay una llamada “más allá del río Negro” que muestra a Conan en su más pura imagen, y lo que es más importante demuestra la genialidad del autor. Es un relato divertido, entretenido, con mucha y buena acción y con algunas buenas ideas para poner a trabajar la mente. Es un relato donde el autor muestra su querencia por los incivilizados frente a la corrupción en todos los aspectos que acompañan a la civilización. Frente a la visión que el entendidísimo prologuista (y traductor) nos ofrece de un remedo del Oeste americano, yo más ben diría que nos enfrentamos a la lucha que se desató al final del imperio romano en Germania contra las imparables hordas bárbaras. Y podríamos encontrar paralelismos con novelas exitosas posteriores como “el águila en la nieve” de temática similar.

En definitiva, nos encontramos ante un libro necesario, que nos descubre a un gran autor, un mejor personaje y que resulta de lectura obligatoria para todos aquellos que disfrutaron en su día de los cómics de Conan.

HOWARD, Robert E.

“Conan”

Cátedra, 2012

Gatopardo

Reginald

“Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”. Este lema lampedusiano valdría para la novela espléndida de David Nobbs. De esta novela saldría la serie televisiva que más grato recuerdo me haya dejado. Era ciertamente muy joven cuando la vi, pero resulta imborrable la socarronería y la acidez de Reginald, y lo absurdo de una tienda de inservibles que montó.

La novela sólo trata lo que resultaría el inicio de la serie. Reginald está lo que se dice hasta las narices de una vida de insatisfacciones. Un matrimonio tan cómodo como gris. Una secretaria con busto tentador pero cuyo escarceo será empresa imposible y un trabajo poco satisfactorio le empujan a idear una no tan absurda estratagema: empezar de cero y ser el que desee ser.

Resulta una novela llena de humor, del bueno, pero no es una sucesión de chistes y situaciones cómicas. Contiene suficientes ideas serias y que dan para pensar para que cualquiera pueda considerar que no ha perdido su tiempo leyendo novelas para evadirse.

Lo que ahora toca es que mi hermano que tiene en DVD la serie completa en castellano se digne a dejármela. Es su favorita mas es generoso, me la ha prometido mas se hace el loco. Veremos en qué termina el asunto.

NOBBS, David

“Caída y auge de Reginald Perrin”

Impedimenta, 2012